Una de las cosas que nos hace estar cómodos en el hogar es la sensación de orden y limpieza. 

Encontrarnos con un espacio saturado de cosas, con objetos desordenados y elementos del día a día desperdigados, no favorece la sensación de calidez, de descanso y comodidad propio de un hogar.

Crea tu rutina 

Ordenar tu hogar y mantenerlo presentable en todo momento no es una tarea sencilla, por eso, queremos darte unos consejos para lograrlo. Porque estar cómodos en nuestro hogar, sentirnos relajados, sin estrés y felices está muy unido a un espacio limpio y recogido.

En la época en la que vivimos el ritmo de vida es alto, llevamos una vida ajetreada que nos impide disponer de tiempo para llevar a cabo una rutina de limpieza y organización, lo que se traduce en que nuestra casa sea un caos.

Comencemos, estos son algunos de los consejos que debemos seguir para que nuestra casa se un lugar acogedor, agradable y limpio.

 

Poco a poco: cada cosa a su tiempo 

No podemos ordenar la casa sin establecer unas pautas sobre cómo lo haremos. Lo primero es organizarnos: priorizar y establecer un calendario.

Una de las costumbres más extendida a la hora de organizar el sistema de orden de un hogar es hacerlo por habitaciones. Sin embargo, aunque este método no está mal y habrá personas a las que les resulte efectivo, nosotros os recomendamos establecer un orden por categorías de elementos, es decir, el primer día podemos dedicarlo a recoger y ordenar la ropa, el segundo día podemos ordenar los alimentos, el tercer día ordenamos los libros y papeles, y así sucesivamente.

Para que nos sea más fácil no perdernos y seguir la rutina, al menos hasta que lo tengamos ya por costumbre, podemos anotar en una libreta las categorías de elementos que tengo que ordenar en el hogar. 

Un consejo, para que la pereza no pueda con nosotros, es comenzar por aquellas categorías que nos llevarán menos trabajo organizar. Veremos rápidamente los resultados y estaremos más dispuestos y animados a continuar.

Menos es más: deshazte de todo aquello que no necesites

Seguramente tengas en casa muchas cosas que no utilizas. Con el tiempo, solemos acumular todo tipo de objetos que no usamos, que ya no necesitamos o, simplemente, que ya no funcionan. ¡Incluso podemos encontrarnos con cosas que ni recordábamos conservar!

Tendemos a guardar muchos objetos que no utilizamos y que nos restan espacio para guardar lo realmente útil.

Es complicado dar el paso de retirar de nuestras casa aquello que lleva años allí, incluso lo que ya no usamos.

Es recomendable, a la hora de ordenar, agrupar los objetos en función de si los voy a conservar, si los retiro o si no tengo claro qué haré con ellos. Así, haciendo 3 grupos visualizaré la cantidad de objetos a ordenar o desechar.

  • Lo que voy a desechar.
  • Lo que conservaré.
  • Lo que dudo: ¿lo conservo o no?

En cuánto tenemos esto claro, nos deshacemos de lo que hemos decidido no conservar.

 

¿Cuánto tiempo dedico a ordenar mi casa?

En el momento en el que decidimos enfrentarnos a ordenar nuestro hogar debemos intentar hacerlo en el menos tiempo posible. Si tardamos demasiado perderemos la motivación que nos ha impulsado a dar el paso.

Es recomendable no dedicar más de una semana a ordenar tu casa. No ordenes hoy una parte y dejes el resto para dentro de varios días, esto retrasará la tarea y puede llegar a evitar que la completemos.

Lo dicho, comencemos poco a poco pero sin pausa: consigamos una rutina para la organización del hogar.

 

El aliado del orden: el espacio de almacenaje

No siempre disponemos de la cantidad de espacio que desearíamos para guardar nuestros objetos. 

Es posible conseguir aprovechar todo el espacio de nuestra casa: aprovechar cada rincón con estanterías o repisas. Pero ten cuidado, no sobrecargues tu casa situando estructuras de almacenaje en cada hueco libre que tengas. 

casa ordenada

Los muebles a medida siempre son una opción ideal para no desperdiciar ni un solo espacio de la casa. Este tipo de muebles se ajusta a la perfección a las características y necesidades de cada casa.

Si estás perdido y no sabes cómo aprovechar el espacio libre que tienes, no dudes en contactar con un interiorista profesional. Un decorador te facilitará las cosas y conseguirás sacar el máximo partido al espacio de tu casa.

Usa compartimentos

Como hemos comentado, el uso de estanterías y la incorporación de muebles a medida nos ayudan a mantener todo en orden pero, esto no es suficiente. 

Si de verdad quieres tener todo organizado, te recomendamos usar compartimentos: evitarán que los elementos no se mezclen con los de otro tipo y, lo que es muy importante, nos ayudarán a encontrar las cosas más rápidamente.

 

Ahora, ¿cómo mantengo el orden?

Una vez hemos pasado por el período de limpieza y organización más duro, el inicio de la rutina de orden , nos queda por delante un trabajo de mantenimiento.

Todo el esfuerzo realizado será inútil si no establecemos un mantenimiento en el orden de nuestra casa.

 

Crea una rutina de mantenimiento del orden

Recuerda lo que hemos comentado en el post: menos es más. Tira siempre aquello que no necesitas, este es el paso fundamental para conseguir mantener tu casa en orden.

Dedica un tiempo cada día a la organización del hogar: haz la cama, recoge la cocina, no dejes tus prendas tiradas, saca la basura cada día, etc.

¡Guarda las cosas en el lugar que has asignado para ellas! Si tienes un espacio para cada cosa: úsalo. No dejes a la vista los objetos que puedes guardar. Si mantienes todo en su sitio tu casa se verá limpia y organizada.

Por último, es importante que elijas un día de la semana para hacer una limpieza más en profundidad. 

Puedes elegir un día del fin de semana: tendrás más tiempo para dedicar a la organización de tu hogar que entre semana y, probablemente, habrá más miembros de la familia desocupados y disponibles para ayudar con la tarea.