La domótica es el conjunto de tecnologías que se aplican al control y la automatización inteligente de un inmueble, la cual posibilita una gestión eficiente de la energía, así como una mayor seguridad y confort.

 

Este tipo de sistemas domóticos pueden ser inalámbricos o cableados. Los sistemas más básicos sólo requieren de la conexión a Internet de la vivienda.

 

 

 

Su origen, qué es y el funcionamiento de la domótica

 

Tenemos que remontarnos a los años setenta para encontrar el inicio de este tipo de sistemas. En esta década aparecen los primeros dispositivos de automatización de edificios basados en la tecnología X-10.

 

Durante los años siguientes se empezó a trabajar con electrodomésticos y dispositivos automáticos para el hogar. Estos primeros sistemas se instalaron sobre todo en Estados Unidos y Francia, y se limitaban a la regulación de la temperatura ambiente de los edificios de oficinas y poco más.

 

Años después, con el auge de los ordenadores, se empezó a incorporar en estos edificios los Sistemas de Cableado Estructurado (SCE). Estos sistemas de cableado facilitaban la conexión de todo tipo de terminales y periféricos entre sí, usando un cableado estándar.

 

Por último, gracias al auge de la conexión a Internet, estos sistemas pudieron actuar de manera inalámbrica, gracias a esa conexión.

 

 

Funcionamiento

 

La domótica funciona gracias a diferentes aparatos centralizados que se pueden controlar de manera remota. Dichos aparatos llevan incorporados sensores que les posibilitan la recabación de información y comunicación con la central domótica mediante una red de comunicación.

 

Este sistema se puede gestionar de manera centralizada mediante de un panel de control que permite al usuario la supervisión de su Smart Home.

 

 

Ventajas  de la domótica

 

  • Ahorro de energía

 

✓ La domótica incluye diferentes elementos que controlan los sistemas que más consumen de nuestra vivienda y que aumentan la eficiencia energética de los mismos, reduciendo su consumo.

✓ Gracias a estos sistemas podemos ahorrar hasta un 70% en energía.

 

  • Seguridad

 

✓ Los sistemas de seguridad domóticos nos ayudan a detectar problemas como incendios o fugas de manera inmediata y llevar a cabo las acciones necesarias para evitar que dichos problemas vayan a más.

✓ Permiten saber qué ocurre en nuestra vivienda en directo.

 

  • Comunicación

 

✓ Nos permiten comunicarnos con los diferentes elementos que conforman el sistema

✓ Incluso el reconocimiento de voz o de movimientos corporales puede convertirse en un canal de comunicación con el sistema.

 

  • Comodidad

 

✓ Poder realizar las diferentes acciones de nuestra vida diaria de manera remota y desde cualquier lugar y hora aumenta la comodidad.

 

  • Bienestar

 

✓ Mediante estos sistemas podemos mejorar el grado de bienestar en nuestra vivienda. Gracias a cosas como cerrar de manera automática las persianas, detectar la cantidad de luz solar que entra en las habitaciones o el viento que hace.

✓ También podemos controlar otros aspectos que inciden en nuestro bienestar como la iluminación o la climatización.

 

  • Tele asistencia

 

✓ El sistema de tele asistencia domótica consta de un conjunto de sensores que monitoriza los hábitos de vida del usuario, pudiéndose usar para “controlar” a una persona dependiente.

 

 

  • Medio ambiente

 

✓ Como hemos dicho, una vivienda domótica consume mucho menos, por lo que contaminaría menos también.

 

 

 

¿Por qué la domótica en la vivienda es una buena idea?

 

Como hemos visto, los sistemas domóticos poseen grandes ventajas, entre las que destaca el ahorro de energía. Una vivienda domótica puede llegar a consumir hasta un 40% menos que una tradicional. Si bien los sistemas en sí suponen un coste, el ahorro que conllevan los convierte en una gran inversión.

 

Si te has decidido por este tipo de sistemas para tu hogar, habla con un experto en reformas que te asesore con las mejores soluciones para tu hogar.