Desde hace unos años el papel pintado esta siendo uno de los elementos protagonistas en cualquier proyecto de decoración. Tras su época dorada durante los 60-70 y 80, la tendencia más minimalista los relegó a un segundo plano. Sin embargo vuelven con fuerza y son el un factor clave para personalizar y dar carácter a cualquiera de las estancias de una vivienda.

¿Cómo elegir un papel pintado?

Debido a la gran oferta y variabilidad de productos, la elección de un papel pintado hay que cuidarla, prestando atención a las particularidades de cada estancia. En los dormitorios se busca una sensación de relajación y confort que pueden resultar menos interesantes para una zona de juegos infantil. La seriedad de un despacho puede contrastar con la calidez y luminosidad de un salón donde se celebran reuniones de amigos y familiares.
Es importante atender a otros factores importantes como el estilo arquitectónico particular de cada construcción, iluminación natural exterior, las dimensiones del cuarto, etc.

Tipos de papel

Antes de escoger el papel pintado debemos hacer un estudio de los diferentes tipos de papel atendiendo a su composición y a la ubicación del papel dentro de la vivienda. La calidad del material da lugar a papeles lavables, resientes a la humedad, al sol, que no cojan olores etc.

Clasificación por la base del papel

Partimos de una primera clasificación por la base del papel, la cara posterior que va pegada al soporte, puede ser :

  • Base de papel: son los papeles tradicionales, aunque en la actualidad no son los mas usados debido al tipo de instalación más compleja y lenta. Para un buen agarre requiere de un encolado en pared y encolado del papel, además es un material más deformable cuando está húmedo.
  • Base tejido no tejido: es un papel mucho más estable dimensionalmente hablando, y su instalación más rápida al no necesitar tiempos de reposo, se encola la superficie del soporte y se adhiere el papel. Son materiales con mejor resistencia la agua, por eso son muy usados en cocinas.
  • Autoadhesivo: el propio papel lleva adhesivo en la cara posterior como si fuera una pegatina.

Clasificación por su estampado

  • Papel pintado de papel: Son los papeles tradicionales con diferentes capas y grosores de papel. Normalmente lisos sin textura y diferentes estampados. Son los más económicos, pero no los más usados ya que debido a sus características no resisten bien la humedad ni los roces , de modo que no es la mejor opción para cuartos húmedos, cuartos infantiles o zonas de mucho transito como pasillos.
  • Papel vinílico: Son los más resistente y por tanto los más usados. Pueden tener relieve o ser lisos con diferentes estampados. A diferencia del grupo anterior , son resistentes a la humedad y lavables, por lo que están muy indicados para cocinas e incluso baños, según la composición que tenga.
    Si tenemos una pared con algunas imperfecciones, la mejor alternativa es escoger un papel vinílico de buen grosor con relieve para disimular la falta de planeidad o desperfectos del soporte.
  • Papel textil: Presenta la capa exterior con tejido liso o con relieve y diferentes motivos, normalmente en base papel. Es un producto delicado para los olores, las manchas y la humedad, pero aporta una sensación de calidez y confortabilidad inigualables con otros tipos de revestimiento.
  • Papeles pintados especiales: En este grupo incluimos los papeles con características singulares como pueden ser la resistencia al fuego, propiedades aislantes, acústicas etc., para aquellos casos particulares que precisan cubrir estas necesidades como pueden ser oficinas, locales comerciales, espacios sanitarios etc.

Estilo decorativo

Una vez seleccionado las característica necesarias por uso y colocación del papel, nos queda atender a la decoración pura. Los acabados son infinitos, desde los estilos vegetales, geométricos, infantiles, imitación de otros materiales como maderas, cementos, piedras etc. así como la tendencia más minimalista, vintage o clásica.

El proyecto de decoración de una vivienda debe recoger todos y cada uno de los materiales que se empleen, por ello, la elección de un papel debe contemplarse desde un inicio para que, sobre el lienzo en blanco que es la estructura de la vivienda, todos se armonice y nos traslade esa sensación de hogar personalizado que buscamos al llevar a cabo el diseño de nuestro proyecto de interiorismo.