paneles solares para las csas ecologicas

Cuando se hace una  reforma siempre es importante recordar que la sostenibilidad es posible. El ahorro energético no es ninguna quimera. Para ello sólo hace falta, entre otras cosas, un uso racional de nuestros recursos energéticos. Esto se traduce, en nuestro día a día, en implementar hábitos y formas de trabajo menos agresivas con nuestro entorno y más funcionales. Simplemente es aprender a vivir sin gastar por gastar.

Hoy vamos a contarte algunos consejos sobre cómo mejorar el gasto cotidiano en tu casa. Es importante empezar por el principio, si somos capaces de ahorrar en casa y de tener un gasto más sostenible ahorraremos dinero a la vez que cuidaremos de nuestro medioambiente.

Si quieres conocer consejos sobre cómo ahorrar en tu casa sigue leyendo este post de Decomar. ¡Consulta el resto de artículos de nuestro blog!

Consejos para ahorrar en casa

Primero coge lápiz y papel y, ahora, anota:

Electrodomésticos

Para ahorrar dinero en casa es muy importante que sepas utilizar de forma adecuada los electrodomésticos. Para ello, primero tienes que saber que tipo de electrodomésticos te hacen falta para el estilo de vida que llevas. Mucha gente se compra un microondas último modelo y sólo lo utiliza para calentar el cola-cao, tu ya me entiendes. Pregúntate a ti mismo lo que necesitas y no pienses en lo que se ha comprado el vecino.

Nevera y televisor

Los dos electrodomésticos que más utilizamos en casa son la nevera y el televisor. Ambos acumulan mucho gasto energético. Si quieres reducir el gasto del televisor lo mejor es no tenerlo. Si no te puedes resistir a ver la tele y disfrutas de las tardes delante de la pantalla recuerda apagarlo del todo cuando lo utilices. Muchas veces lo dejamos en stand by pensado que así no consume, pero consume y bastante. Esto lo puedes aplicar a casi cualquier electrodoméstico o aparato. El stand by no es muy buen compañero si lo que queremos es ahorrar. Si lo que quieres es gastar menos, lo podemos decir más alto pero no más claro, ¡apaga por completo los aparatos electrónicos!

En relación a la nevera, es difícil vivir sin ella. Recomendamos encarecidamente que te compres una. Pero lo que debes evitar en este caso es dejar la nevera sin cerrar. Aunque parezca una tontería la nevera pierde mucha energía con la puerta abierta, esto produce que baje la temperatura y la nevera vuelva a gastar energía en volver a enfriar y alcanzar una temperatura adecuada. Por ello cuando vayas a la nevera hay que procurar ser rápido y, sobre todo, no dejarla abierta mucho tiempo mientras hacemos otras cosas.

Ahorrar en electrodomésticos

Lavavajillas y lavadora

Posiblemente los electrodomésticos más demandados y de los más usados después del televisor y la nevera son el lavavajillas y la lavadora. Y no sin razón. Son electrodomésticos muy cómodos que reducen en mucho el trabajo de las tareas cotidianas en el hogar, un inventazo vaya.

Obviamente estos queridos aparatos necesitan energía para funcionar. Afortunadamente ya casi todos traen modos económicos de consumo que reducen el gasto energético y el agua. Básicamente, para reducir el gasto con este tipo de aparatos lo que hay que hacer es planificar bien cuándo se va a utilizar para no malgastar energía de forma inadecuada. Así pues, intenta que estén llenos cuando los utilices para aprovechar más el gasto. Es cierto que con la lavadora, dependiendo de lo que laves, esto no es posible. En todo caso léete bien el manual de instrucciones y busca los diferentes programas que incluye tu lavadora, seguramente encontrarás lavados rápidos y ecológicos con los que puedas reducir el gasto.

Ahorro de agua

Reutilizar versus usar y tirar

Otro aspecto, esencial y básico, para empezar con buen pie tu lucha contra el gasto innecesario de energía es invertir en productos reutilizables y evitar los productos de usar y tirar. Si eres alguien que gasta mucho en pilas ya estás tardando en comprarte un cargador y pilas reutilizables, hazlo por ti y por tus compañeros.

En verano aire acondicionado

Pues no te pases. A todos nos encanta estar frescos en verano, pero conviene no abusar. Es muy contaminante y produce un gasto enorme. Busca alternativas para refrescar la casa como el uso de toldos que frenan el impacto de la luz directa sobre la vivienda.

Y recuerda que todo esto del ahorro energético, vida sostenible, etc., nos beneficia a todos. ¡Hazlo por ti y todos tus compañeros!