calor en la play en verano

 

A poquito más de diez días para el solsticio de verano – este 21 de junio – del 2017 hay que comenzar a prepararse para el calor. Ese compañero que, dependiendo del lugar, lo echamos tanto de menos durante el resto del año.

2017, un verano de calor

Siguiendo la racha de los últimos años, en especial el 2015 y el 2016, parece ser que este verano 2017 será también muy caluroso. Así que muy atentos a las líneas que siguen. Intentaremos daros algunas claves para soportar mejor el calor este verano, sobretodo para que vuestro hogar no se convierta en un horno.

Estos consejos pueden ayudarte en caso de que estés reformando tu casa de verano o tu casa habitual. También son muy útiles a la hora de buscar un alojamiento para pasar vuestras vacaciones o si te estas planteando la adquisición de una segunda vivienda.

Las altas temperaturas

Las altas temperaturas que se suelen alcanzar en verano (en nuestra zona geográfica los meses de junio, julio y agosto) pondrán a prueba hasta que punto la reforma en tu vivienda y su diseño han sido los adecuados. Es en los casos extremos cuando más se ven las diferencias entre hacer las cosas bien o mal.

Algunos pensarán que en las zonas de Galicia como Vigo, Ourense o A Coruña nos podemos despreocupar de preparar bien nuestras viviendas para las altas temperaturas, pero no es así. Más allá de estereotipos hay que tener en cuenta que el cambio climático existe y cada vez las temperaturas son más altas. Tampoco hay que olvidar que Ourense es de las zonas más calurosas de España.

Temperaturas variables

Si a esto le sumamos que los inviernos también son duros veremos que, si deseas realizar una buena reforma por ejemplo en la zona de Ourense, tendrás que tener muy en cuenta la variabilidad de temperaturas durante todo el año. Así que cuando pienses en realizar la reforma de tu vivienda u otro establecimiento, como tu negocio o segunda vivienda, no olvides que tendrá que pasar antes o después por la prueba de las altas temperaturas.

reformar la casa para el verano

Algunos consejos para mantener tu casa fresca

1 .- ¡Mantén bien cerradas las ventanas!

Para mantener tu casa bien fresca a una temperatura adecuada y confortable, tener las ventanas bien acondicionadas es un elemento crucial. La ventana suele ser el lugar de la casa donde se produce la mayor perdida energética. Por ello es recomendable revisar los cierres para que no haya fugas.

Procura instalar ventanas dobles para mantener mejor la temperatura. Para el verano son muy útiles los toldos y persianas para proteger las ventanas. Existen también diferentes calidades de vidrio que ayudan a controlar el calor que se desprende de la luz solar.

2.- La iluminación, no es una tontería.

Atención con la luz, las luces tradicionales se recalientan según el tiempo que estén encendidas. Esto un día de fuerte calor en verano puede suponer un buen incordio. Procura actualizar tu iluminación con LEDs o bombillas de bajo consumo que no se recalientan y además suponen un buen ahorro energético y económico.

3.-  El aislamiento.

Tanto si quieres calentar como enfriar tu casa el aislamiento de tu vivienda es algo fundamental. Mucha perdida energética se produce por el suelo. Hay que procurar mantenerlo en buen estado y asegurar bien los cierres y bajos de las puertas. Existen diferentes tipos de aislantes para ayudar a que tu suelo este preparado para altas temperaturas, consultado con un profesional.

4.- Laminas solares.

En verano se suelen bajar las persianas para evitar el calor. Quizás no te venga mal utilizar unas laminas solares en las ventanas. Así podrás reducir el calentamiento de la vivienda producido por la luz que entra por la ventana. Siempre puedes dejar las persianas bajadas, pero estar a oscuras durante todo el verano puede ser bastante incomodo. Las laminas solares te pueden ayudar a evitarlo.

5.- La decoración también es importante.

Aunque no sea en lo primero que se piensa la decoración varia mucho de verano a invierno. Existen materiales más calurosos que otros y según la estación es bueno ir cambiándolos o dándoles mayor o menor protagonismo. Es decir, podemos quitar las alfombras en verano porque dan mucho calor, o pensar en sofás y sillones con telas o materiales frescos para nuestra vivienda de verano. No es lo mismo un sofá de cuero o piel vuelta para el invierno que una mecedora realizada con mimbre, o una fresca maca de lino.

Ten en cuenta que el uso del aire acondicionado subirá mucho tu factura de la luz y supone un gasto energético muy grande, intenta usarlo lo menos posible. Procura ventilar bien tu vivienda a las horas más frescas, es decir, por la noche y de buena mañana.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]