Generalmente, cuando pensamos en ahorrar en energía nos vienen a la cabeza cosas como comparar tarifas de energía o comprar aparatos lo más eficientes posibles. Sin embargo, no nos damos cuenta que aspectos como la iluminación del hogar o el diseño y decoración de la misma nos pueden ayudar a ahorrar mucho en las facturas de energía. A continuación, te contamos cómo hacerlo.

 

 

Iluminar y decorar ahorrando electricidad

 

Aunque parezca mentira, la iluminación de una vivienda puede llegar a consumir el 25% de la factura de electricidad de un mes. Uno de los aspectos más importantes para poder usar el diseño y la iluminación a la hora de ahorrar es saber qué tipo de iluminación vamos a usar y cómo las vamos a repartir.

 

Una de las maneras de decorar e iluminar a la vez que se ahorra es usar iluminación LED o bombillas inteligentes. Las luminarias LED consumen casi un 80% menos de energía que las bombillas tradicionales. Es cierto que este tipo de bombillas son más caras que las incandescentes. Sin embargo, el gran ahorro que conllevan las convierte en una gran inversión.

 

Lo bueno de las luminarias LED (y más aún si son bombillas inteligentes) es que se puede elegir el color y la intensidad de la luz que emitan. Esto permite crear diferentes ambientes dentro de una misma habitación.

 

La luz también nos deja jugar con los colores de las paredes. De esta manera, una pared clara, pero de tono beige o blanco crudo, mejorará la iluminación.

 

 

 

Ahorro de energía a través de la decoración

 

Como hemos dicho, poca gente cae en la cuenta de que la decoración nos puede permitir ahorrar energía, pero te vamos a contar cómo.

 

Iluminación natural

 

Aprovechar lo máximo posible la iluminación natural hará que consumamos menos en iluminación artificial. Esto se consigue con grandes ventanales que dejen pasar gran cantidad de luz. Además, si estas ventanas están hechas de un material lo más aislante posible, conseguiremos un mayor ahorro en climatización de la vivienda.

 

Las Tres “R”

 

Reducir, reciclar y reutilizar. Si bien estas tres palabras no permiten un ahorro directo en energía, lo cierto es que el medio ambiente nos lo agradecerá.

 

Además, si podemos reutilizar y reciclar cosas que vayamos a tirar y podamos darle un nuevo uso decorativo, estaremos ahorraremos dinero.

 

 

Paredes y ventanas

 

Como hemos dicho, las grandes ventanas nos dan mucha luz natural y, si están bien aisladas, nos permitirán ahorrar en climatización.

 

Colocar una estantería llena de libros en una pared que dé al exterior permitirá un aislamiento extra y más ahorro en climatización, además de decorar la estancia. Este aislamiento extra también lo podemos conseguir colocando cuadros.

 

Para aumentar el aislamiento de forma económica se puede usar un burlete. Esto consiste en una tira de espuma, caucho, silicona o un cepillo que se pega al marco de la ventana o puerta para que se cierren de manera hermética, aumentando su aislamiento.

 

 

Textiles

 

Aquí viene una de las cosas que más se usan para decorar, y que más nos pueden ayudar a ahorrar energía.

 

Cortinas

 

Las cortinas tienen muchas funciones, aunque creas que solo se usan para decorar. Sirven para regular la entrada de luz, aislar del frío o el calor del exterior…

 

Además, si tenemos el aislamiento de la ventana mal, una cortina evitará que entre o salga aire por ella.

 

 

Alfombras

 

Una alfombra nos aporta calidez y protección del frío del suelo. La mejor elección que se puede hacer son los modelos de pelo largo y tejidos como la lana o el terciopelo.

 

 

Ropa de cama

 

Igual de importante es mantener caliente una estancia como el salón que la habitación. En este sentido, elegir ropa de cama gruesas y un buen nórdico que aguante temperaturas bajas hará que ahorremos en climatización.

 

 

Pintura y color

 

El tono de las paredes de una estancia es una de las partes más importantes en la decoración. Las paredes que pintemos de colores claros harán que la estancia parezca mucho más iluminada, por lo que gastaremos menos en iluminación artificial.

 

Esperamos que nuestro artículo de hoy os haya resultado interesante y no lo dudéis ¡una casa energéticamente eficiente es siempre una buena elección!