Dormitorio para descansar

 

Habelas hainas. Desde Decomar trabajamos para que las reformas, si no son perfectas, se hagan lo mejor posible. Para conseguir los mejores resultados hay que partir de la idea de que tu reforma perfecta es posible y, según se avance en el proceso de estudio del proyecto, se verá hasta qué punto tu reforma ideal se hará realidad. Para empezar, piensa que nada es imposible, simplemente hazlo.

Mucho hemos trabajado en ese afán de conseguir la reforma perfecta para nuestros clientes. Por eso vamos a darte unos consejos para que, si no llegamos a la perfección, al menos tu reforma sea lo más perfecta posible.

Si quieres saber cómo hacer para que tu reforma sea perfecta o casi, sigue leyendo.

 

 

Esto es lo que necesitas para tu reforma

Aunque algunos se lancen a lo loco a realizar una reforma piensa que también son muchos los que consiguen resultados nefastos perdiendo mucho dinero. Así que, estate atento y lee con atención este post.

Despacito y buena letra

Todo pasa y todo queda. Para hacer un buen camino primero hay que planificarlo bien para luego trazarlo, ¿qué queremos decir con esto? Muy simple: planificación, planificación y más planificación.

Lo podemos decir más alto, pero no más claro, una buena planificación de todo el proyecto de reforma es indispensable. Hacer una buena planificación del trabajo marca la diferencia entre una chapuzada y un proyecto profesional, entre quedarse satisfecho por el trabajo o completamente enfadado. Por ello, para planificar con criterio y rigor, la elección de un buen profesional desde el comienzo es indispensable. A veces descuidamos esta parte y acudimos a un profesional cuando ya hemos dado los primeros pasos y perdemos un preciado tiempo, dinero y energía. Así que, cuanto antes contactes con un especialista en reformas, tu reforma perfecta estará más cerca de hacerse realidad.

Vale, ¿y cómo busco un buen profesional?

Esto puede llevar su tiempo, pero es importante que sepas que tener referencias es importante. Además, ahora también puedes visitar la página web y redes sociales para ver los comentarios o buscar opiniones de otros usuarios en Google, ¡internet es una gran aliada! A pesar de que internet puede ayudarte, intenta contrastar la información y asegurarte de que la empresa elegida es seria.

Cuando ya tengas varias opciones localizadas, contacta con los profesionales y asesórate. Pide un presupuesto lo más detallado posible para poder hacer una comparativa real entre ellos. ¡Ah!, ¡y no dudes en preguntar todo lo que se te ocurra!

 

Una buena cocina para el verano

 

Qué hacer cuando no tienes mucho dinero para una reforma

Tus limitaciones de presupuesto es uno de los factores clave a tener en cuenta cuando se realiza el estudio previo. Es este caso lo mejor que puedes hacer es utilizar tus recursos priorizando necesidades. Por ejemplo, un baño en buenas condiciones o una cocina, dependiendo de tu estilo de vida, es muy importante en tu hogar. Si por el momento sólo puedes permitirte una reforma parcial, es mucho más recomendable empezar por el baño que por una habitación u otra estancia. En este tipo de cosas es en donde un buen profesional te va decir cómo debes hacer.

El contrato

Una vez tengas claro cómo y con quién vas a trabajar cuando realices la reforma integral, es importante que firmes un contrato en base al presupuesto realizado. Esto es una forma de trabajar que garantiza la calidad de los servicios contratados y te proporciona seguridad en caso de algún problema o imprevisto. Para realizar una reforma perfecta necesita un alto grado de confianza. No contrates ni trabajes con alguien que no te proporciona esa fiabilidad y ni la confianza que te hace falta, posiblemente te arrepentirás.

Recuerda también que deberás conseguir las licencias necesarias y avisar a la comunidad de vecinos en caso de tenerlos.

La comunicación

Durante todo el proceso de reforma intenta mantener una comunicación fluida con la empresa que realizará las obras, de tal forma que también seas partícipe. Así se podrá modificar más fácil posibles errores o resolver de forma más adecuada problemas que surgen en el propio proceso. Estar al tanto de cómo avanzan las obras es importante y resolver un descuido o mal entendido a tiempo mucho más barato.