Una reforma en la vivienda puede ser un momento estresante para sus habitantes. Es importante que, antes de adentrarte en este proceso, tengas en cuenta todo lo que supone una reforma integral: cómo debes afrontarla para que tenga resultados maravillosos, cuánto vas a tener que invertir en tu hogar y si puedes optar a algún tipo de ayuda, o préstamo.

Pero antes de nada, definamos a qué nos referimos cuando hablamos de una reforma integral de vivienda.

Qué es una reforma integral

Una reforma integral de vivienda es una obra que afecta a todas las zonas del hogar: las habitaciones, los baños, la cocina, salón, jardín y todas las estancias que tenga tu hogar. En definitiva, en una reforma integral va a estar implicada toda la estructura del hogar.

Por tanto, una reforma integral supone una remodelación o renovación total de todo el hogar. Si el objetivo es reformar ciertas estancias individualmente estamos hablando de reformar el baño, o reformar la cocina… son reformas parciales, de una zona en concreto.

Por ello, una reforma integral es un momento perfecto para rediseñar el aspecto de todo tu hogar y poder crear un ambiente único y personalizado a tus gustos.

Es necesario este tipo de reformas cuando el estado del hogar está muy deteriorado y en casos especiales como: reformas de viviendas antiguas, reformas para revalorizar una vivienda antes de vender o reformas integrales para alquilar la vivienda; o simplemente cuando puedas darte el capricho de conseguir el hogar de tus sueños.

Diferencia entre reforma integral y rehabilitación de vivienda

Estos dos términos pueden parecer sinónimos, pero nada más lejos de la realidad. Una reforma supone la modificación de los elementos estén o no en buenas condiciones. El objetivo principal de la reforma es mejorar el aspecto, la comodidad o el ambiente del hogar. Una reforma también sirve para añadir posibilidades que no tenía la vivienda como un cambio de mobiliario o nuevas estancias. 

Sin embargo, una rehabilitación trata de reparar todo aquello que es inservible en la vivienda y que no se puede conservar, todo aquello que la convierte en inhabitable, insegura o peligrosa.

Cuánto se tarda en hacer una reforma completa

Como buen gallego, la respuesta está clara: depende. Una reforma integral varía en función del tamaño de la vivienda, de su estado previo, de los cambio que se deseen realizar, de la estructura de la construcción y, en gran parte, de si dispones de unos buenos profesionales que realicen la obra rápido y lo más importante: sin errores que retrasen innecesariamente la reforma. 

 

cuánto se tarda en hacer una reforma integral

 

Como referencia, en una reforma integral de una vivienda de unos 100 m2, la obra se puede alargar entre los tres y los cuatro meses, debido al número de estancias que se deben replantear y reformar.

Cuánto cuesta una reforma de vivienda: gastos y precios

El coste de la obra, al igual que el tiempo que va tardar en finalizarse, es muy variable. Depende, en gran medida, del estado previo y de la profundidad a la que se quiera llegar con la obra. La calidad o el tipo de los materiales de construcción que se vayan a utilizar pueden encarecer el precio de la reforma.

Por otro lado el precio también varía en función de la provincia y comunidad autónoma en la que se realiza la obra, debido a la fluctuación de precios entre las distintas ciudades y los costes que tenga que soportar el equipo de reforma. 

El precio de una reforma integral de vivienda oscila entre los 2.000€ para las reformas menos profundas, hasta los 60.000€ en casos de reformas muy completas y con las mejores calidades. El precio medio de este tipo de reformas oscila entre los 20.000€ y 25.000€.

Esto son simplemente datos orientativos, para estar seguro de lo que puede costar una reforma en tu vivienda, es necesario que pidas presupuesto a una empresa de profesionales para que te asesore según tus posibilidades y necesidades.

IVA en la reforma de vivienda

Por un lado, las rehabilitaciones de viviendas tributarán al tipo reducido de IVA del 10%, siempre que el 50% o más del coste total del proyecto se corresponda con obras de consolidación o tratamiento de elementos estructurales, fachadas o cubiertas, o siempre que se cumplan los siguientes casos:

  1. Que el destinatario sea persona física (no actividad empresarial o profesional), y utilice la vivienda para su uso particular. También cuando el destinatario sea una comunidad de propietarios por las obras hechas en el edificio en el que se encuentre la vivienda.
  2. Que la construcción (o rehabilitación) de la vivienda haya concluido 2 años o más antes del inicio de las obras de reforma.
  3. Que la persona que realice las obras no aporte materiales para su ejecución o, en el caso de que los aporte, su coste no exceda del 40% de la base imponible de la operación.

La casuística puede ser muy extensa, pero como norma general las reformas de viviendas para uso personal están sujetas al tipo reducido de IVA en la mayoría de casos, pero las  reformas de viviendas para alquilar tributan al tipo general de IVA (21%). 

Después de haber considerado a cuánto puede ascender una reforma integral de tu residencia, no te eches atrás si no dispones de todo el dinero ahorrado para ello ya que existen posibilidades para financiar la reforma u obtener ayudas para llevarla a cabo. 

Préstamos para reformas: préstamos hipotecarios

La mayoría de las entidades bancarias de España ofrecen préstamos para las reformas de vivienda. Este tipo de préstamos se consideran préstamos personales. 

Que te concedan este tipo de préstamo dependerá de tu salud financiera, de si tienes más préstamos concedidos y de tu situación laboral. Además, los intereses que se cobran en este tipo de operaciones oscilan entre el 5% y el 7% de interés nominal anual.

Solicitar un préstamo hipotecario suele ser más rentable, ya que el tipo de interés es inferior al de un préstamo personal. Sin embargo, los gastos de formalización son mayores, pero esto se compensa con el mayor plazo que ofrecen para su amortización. 

En cualquier caso, lo mejor es acudir a una entidad bancaria que ofrezca estos productos, y que ellos te asesoren sobre la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

También existen créditos ICO (https://www.ico.es/web/ico/ico-empresas-y-emprendedores) para financiar proyectos de rehabilitación de viviendas y edificios. Sus condiciones pueden resultar muy interesantes pues ofrecen periodos máximos de amortización de hasta 20 años y con tiempos de carencia, con un unos intereses variables o fijos que oscilan entre el 2% y el 6% TAE.

Ayudas para las reformas

Es interesante conocer que existe el llamado Plan de Vivienda  2018-2021 que incluye programas de ayudas a reformas en viviendas en ciertos casos: 

  1. Mejoras de la eficiencia energética como aislamiento, climatización del hogar, sistemas de producción de energía limpia o ahorro energético, etc. En este caso la cuantía no podrá superar los 12.000 euros ni el 40% de la inversión realizada en la obra.
  2. Mejora de la conservación, seguridad y/o accesibilidad de la vivienda. Se incluyen obras como: conservación de estructuras, cimientos, fachadas, etc.; instalación de ascensores, rampas u otros elementos para asegurar la accesibilidad; reformas para garantizar la habitabilidad, seguridad e higiene de la vivienda; Instalación de accesorios de apoyo que faciliten la movilidad de personas con discapacidad y la instalación de aparatos eléctricos de comunicación. La cuantía de la subvención puede rondar entre los 3.000 y 8.000 euros, dependiendo del tipo de proyecto. La ayuda puede alcanzar los 17.000 euros si uno de los residentes de la vivienda sufre algún tipo de discapacidad.

En definitiva, este tipo de proyectos son complejos y es muy importante que, a la hora de asumir una reforma integral de tu vivienda, cuentes con los mejores profesionales, éstos te aconsejaran sobre lo que más te conviene y te informarán acerca de las ayudas a las que puedas tener acceso. Además, unos buenos profesionales evitarán costes innecesarios en la obra y te construirán un hogar duradero y ajustado a tus necesidades.