Hogueras de San Juan el 24 de junio

 Hoy 16 de junio estamos muy cerca de la “noche meiga”. El próximo viernes será 24 de junio, es decir, San Juan. La noche del jueves 23 se celebrará, muy especialmente aquí en Galicia, la Noche de San Juan.

En esta noche mágica se anuncia la llegada del verano. Fiesta, de origen ancestral, cargada de rituales y tradiciones que año tras año se repiten desde hace siglos e incluso milenios. Alrededor de todo el mundo podréis disfrutar de la tradicionales hogueras. Aquí en Galicia de norte a sur, de este a oeste, pasando por pueblos y ciudades como Vigo, A Coruña o Ourense, se podrá disfrutar de hogueras de San Xoan y comer las tradicionales sardinas con pan de millo.

San Juan

El origen de San Juan es muy antiguo, y se expande por toda Europa. De una forma u otra todos celebramos el solsticio de verano desde diferentes lugares y culturas.

La costumbre de hacer fuegos esa noche tampoco es única de aquí. Sino que se repite en muchos lugares como en los países escandinavos o Portugal, Reino Unido, etc. Parece ser que el fuego tiene una virtud purificadora.

¿Dónde hacemos la fiesta?

Si estás pensando celebrar San Juan en tu casa puede ser una gran idea si lo que deseas es un ambiente tranquilo íntimo y privado. Si lo vas a realizar en tu finca o jardín te recomendamos que prepares una buena mesa de inspiración nórdica y bucólica jugando con diferentes plantas silvestres. También puedes optar por varias mesas repartidas por el espacio para crear ambientes diferentes.

 Iluminación y decoración

Está claro que, en la Noche de San Juan, el protagonista es el fuego. Esa noche quien más sabe de decoración y diseño te quema. El fuego creará el ambiente y aportará el calor e iluminación, y también la magia.

Si tienes la oportunidad de ir al monte o a la playa, necesitarás alguna luz alternativa. Por eso no está de más colocar unas guirnaldas o farolillos que creen un buen ambiente. Así la gente no se quedará todo el rato apelotonada alrededor de fuego.

En todo caso estos recursos son más prácticos en un espacio exterior privado, como una finca, terraza, jardín o similar. Aunque no lo parezca a no todo el mundo le gusta ponerse cerca del fuego y acabar oliendo a brasas.

Si lo celebras en un espacio propio por supuesto tendrás que ocuparte de la decoración. Lo bueno de contar con tu propia finca es la privacidad, pero en cambio no podrás disfrutar de un paraje natural más salvaje como puede ser una playa o un monte. Así pues tu decoración deberá ser fundamentalmente bucólica. No pueden faltar las flores y ramos de las plantas típicas de San Juan.

 ¿Qué ambiente deseas?

 Lo bueno de San Juan es que el ambiente lo haces tú. Elige bien la música, elige bien el lugar, elige bien la comida, y los elementos que quieres que decoren como el mobiliario veraniego (hamacas, sillas plegables, sillas de hierro, tumbonas) y todo saldrá genial, ¡ya verás!

 Hierbas para lavarse y decorar en San Juan

Tradiciones

La noche de San Juan es la noche de tradiciones. Existen multitud de costumbres antiquísimas que varían según regiones y países. Sin embargo todas tienen en común que se celebran la misma noche.

Por supuesto esperamos que después de la noche meiga te levantes y, antes de prepararte el desayuno, te laves con el agua que has dejado la noche anterior. Por si no recuerdas como se hace te lo contamos.

La Noche de San Juan es la noche de los pétalos de rosas, helechos, hierba luisa, fiuncho (hinojo en castellano), malvas, sabugueiro y hierbas de San Juan. Todo esto lo debes dejar a remojo en un recipiente con agua en el exterior el 23 por la noche. A la mañana siguiente debes lavarte la cara con esta agua.

Si no tienes todas estas hierbas no te preocupes. La composición varia según lugares, pero sí es cierto que la hierba luisa suele ser habitual.

Esta hermosa costumbre sirve para ahuyentar los meigallos y los males de ojo. También sirve para purificarte y prevenir enfermedades. Dicen que, al dejarla al aire, este agua recoge propiedades mágicas de la Noche de San Juan.

Si no te acordabas, aquí nos tienes. ¡Y no olvides saltar el fuego!