Los colores son una parte fundamental en cualquier proyecto de interiorismo de una vivienda. Con ellos se consiguen transmitir determinadas emociones y también se logran ciertos efectos visuales, ya sea para hacer una estancia más amplia y luminosa, como para reducirla y hacerla más acogedora, de ahí que sea importante dedicar tiempo y cariño a elegir los mejores. Por supuesto, no importa el tamaño de la casa o el piso, porque hay opciones para todos los gustos y multitud de combinaciones que lograrán el objetivo deseado. 

 

Si te gusta la decoración y quieres dar un nuevo aire a tu hogar con un diseño de interiores irresistible, pero te da miedo combinar los colores, presta atención a este post, porque te ofrecemos los mejores tips para inspirarte y acertar con la elección de la gama cromática en cada estancia de tu vivienda. 

 

¿Preparado? ¡Vamos allá!

 

¿Cómo combinar colores en la decoración de interiores como un experto?

 

Por norma general, tanto los decoradores como los interioristas suelen recomendar un máximo de tres colores (cuatro si uno de ellos es neutro) para la decoración de la casa con el fin de no recargar las estancias. Ahora bien, no tienes por qué cumplirlo, es decir, si solo deseas apostar por dos es perfectamente válido. 

 

Eso sí, lo que siempre debes tener en cuenta es que no todos se tienen que usar en la misma proporción para no saturar un ambiente. Para ello, puedes guiarte por la regla 60/30/10. Así, un primer color será el dominante y cubrirá el 60% de la zona, mientras que el segundo lo hará en un 30%. Después, el 10% restante será perfecto para pequeños detalles y se podrá combinar con otros elementos decorativos de la habitación, desde cojines a alfombras, cuadros, etc. 

 

Ahora que ya sabes lo principal, veamos algunos tips para combinar colores como un verdadero experto en la decoración de interiores. 

 

En el interiorismo de un hogar hay múltiples combinaciones de colores posibles, pero no se deben usar más de tres

 

Los colores neutros, una apuesta segura

 

Sin duda, es la gama cromática estrella en casi todas las viviendas porque logra atmósferas limpias, ordenadas y llenas de tranquilidad. Además, son estupendos para aquellos hogares de dimensiones más contenidas al ampliar visualmente los espacios. Por supuesto, también aportan mucha luminosidad, un punto a tener en cuenta en las casas con poca luz natural. 

 

En este punto, tienes que saber que todos los colores neutros combinan a la perfección entre sí. De este modo, puedes utilizar sin miedo diversas tonalidades en un mismo espacio, como el blanco y el gris, el beis y gris, blanco y beis… y complementarlo con otros elementos, texturas o materiales para dar una mayor diversidad y profundidad a la estancia. 

 

¿Otra opción? Usar un mismo color, pero en diferentes intensidades. Por ejemplo, gris claro y gris oscuro o beis claro y beis oscuro. Aquí tú decides cuál de ellos será el dominante. 

 

¿Colores opuestos? Una gran baza a tu favor

 

Seguro que sabes que el blanco y el negro combinan muy bien, pero esto también se aplica a otro tipo de tonalidades, como el verde y el rosa, el azul y el naranja o el amarillo y el violeta. Este tipo de elecciones ofrecen mucha vitalidad a las estancias y son muy socorridos, por ejemplo, para las habitaciones de los más pequeños de la casa, dando mucho juego.  

 

Para no fallar, basta con que te hagas con una rueda cromática, en la que aparecen los colores que forman parte del espectro visible de la luz de manera correlativa, escojas una gama que te guste y observes cuál es su opuesto. 

 

Y, si te parece que alguno de ellos es demasiado arriesgado, siempre puedes utilizarlo en menor proporción o en estampados para rebajar su intensidad. Piensa que cuando se mezclan con tonos más neutros, la potencia no será la misma y se reducirá su impacto. 

 

Buscando la armonía

 

Otra opción para combinar colores en la decoración de interiores es apostar por tres consecutivos dentro de la rueda cromática, como pueden ser el verde oscuro, un verde más claro y el amarillo. 

 

Aquí, como en el resto de puntos, debes seguir la regla 60/30/10 para lograr la armonía deseada y que no quede una zona demasiado saturada. 

 

Finalmente, recuerda que, si te decantas por tres colores, uses el más claro de manera predominante. De este modo te aseguras que el resultado sea perfecto y que, pasado un tiempo, no quieras modificar de nuevo las tonalidades. No hay que olvidar que los colores más vivos también pueden ser los que antes de cansen. 

¿Qué te han parecido estos consejos para combinar colores y lograr casas modernas e interiores espectaculares? Esperamos que te sirva y recuerda, en Decomar estamos a tu lado para todo lo que necesites. Como expertos interioristas y decoradores te ayudamos en el diseño de tu hogar y en la decoración de interiores. Contáctanos y cuéntanos qué quieres conseguir. Nos encantará escucharte y asesorarte.