Lo primero es lo primero, si necesitas información sobre cómo hacer que tu vivienda sea más sostenible y utilizar energías renovables en tu casa, ¡contáctanos!

 

Vivas donde vivas, ya sea una casa o un piso nuevo o reformado, las energías renovables se han convertido en algo cada vez más común e importante a la hora de reformar tu piso. No sólo eso, si no que todo el diseño de la vivienda, los electrodomésticos de la casa y, en general, la construcción íntegra o rehabilitación del inmueble estará ligada a una forma de construir más sostenible y respetuosa para el medioambiente. Por ello las energías renovables son un aspecto crucial a la hora de afrontar cualquier reforma de un espacio arquitectónico. Por ello nos parece un tema crucial a tratar en este blog y por eso hoy vamos a hablarte un poco de la vivienda y las energías renovables.

 

Si estás interesado en el uso de las energías renovables en tu casa sigue leyendo.

 

Planificar tu reforma

 

Cuando planifiques tu reforma tienes que tener en cuenta diferentes factores como:

 

¿Cuánta energía gasto en casa?

 

Lo primero, revisa tu contador y la tarifa que estás pagando. Esta información la puedes pedir a la compañía eléctrica a la que estés inscrito. Si no entiendes tu tarifa, llama a tu compañía y preguntarle por los precios que te están aplicando según los horarios. Dependiendo de lo que gastes puedes contratar más o menos potencia.

 

Ser consciente de lo que se gasta y saber por qué te ayudará a planificar cualquier mejora de las instalaciones y a saber de qué manera puedes modernizar tu vivienda.

 

Para saber cuánta energía necesitas debes tener claro cuántos vivís en casa y el uso que le vais a dar a la vivienda. Debes determinar cuáles son las zonas que usas y en qué épocas del año. Todos estos datos te servirán de ayuda cuando hables con un profesional que te asesorará a la hora de hacer tu reforma.

 

Otro factor importantísimo es el aislamiento de la vivienda. Hay muchos factores que influyen en la forma que una casa puede optimizar su gasto energético. El aislamiento tiene que ver con la misma forma en que se construye la vivienda desde lo más básico. Si lo que quieres es optimizar al máximo el gasto energético tendrás que revisar y modernizar el aislamiento de tu casa.

 

¿Qué fuentes de alimentación energética renovable puedo usar?

 

Es importante que te hagas estas preguntas antes de empezar. Así que despacito y buena letra. Lo que bien se hace bien parece.

Principalmente existen tres muy comunes: la aerotermia, la geotermia y la solar termodinámica.

 

Aerotermia: Aprovecha la energía existente en el aire y se traspasa al agua que se usa en el sistema. Es decir se combina el aire y el agua para extraer calor.

 

Geotermia: En este caso, en lugar del aire, se aprovecha el calor del interior del subsuelo para conseguir energía.

 

Solar termodinámica: La energía solar termodinámica se basa en la diferencia de temperatura entre la temperatura ambiente y la temperatura del líquido refrigerante que llevan los paneles termodinámicos.

 

¿Cómo puedo calentar mi hogar?

 

Para calentar el hogar el hogar existen varias opciones. La energía eléctrica en general no es demasiado eficaz. Puedes usar estufa de biomasa. Son muy eficientes y utilizan un combustible orgánico. En la actualidad son muy populares las estufas y calderas de pellets. Existe una gran oferta y son fáciles de encontrar. ¡Así que no tienes excusa!

También puedes usar energía solar o fotovoltaica combinada con la red de distribución eléctrica. Así aumentarás su eficacia al mismo tiempo que reducirás paulatinamente la dependencia de la red eléctrica.

 

¿Puedo cambiar de compañías?

 

Si lo tienes claro puedes dar el paso. Cambia de compañía energética y busca una que utilice fuentes de energía renovable. Cada vez hay más, la transición energética está llegando.

 

¿Las energías renovables son más caras?

 

Una casa bien aislada con una fuente energética, como por ejemplo, de aerotermia puede suponer un importante ahorro de energía y en consecuencia un importante ahorro económico. Aunque cambiar el sistema de calefacción de la vivienda suponga un gasto inicial algo elevado todo parece indicar que a largo plazo son más rentables.

 

El mito de que las energías renovables son más caras es precisamente eso, un mito.