familia celebrando las navidades

 

A pocos días de la navidad todos estamos pensando en los regalos, en nuestras vacaciones navideñas (si las hay), en las visitas y comidas familiares, etc. Sin embargo, pocas veces nos paramos a pensar de qué manera estamos celebrando estas fiestas. ¿Todo lo que hacemos durante las fiestas navideñas es sostenible y respetuosos con el medioambiente?, ¿de qué forma podríamos colaborar para que nuestro ritmo de vida y nuestras costumbres navideñas fueran más respetuosas con el medioambiente?, ¿qué podemos hacer en navidades para luchar contra la emergencia climática que recientemente se ha declaro en toda Europa?

 Porque las navidades lo valen y deseamos poder seguir celebrándolas, es importante tomar conciencia de aquello que, entre todos, podemos mejorar. Por eso, hoy, escribimos en este post algunos sencillos consejos que pueden hacer de la Navidad algo más racional, sano, sostenible y respetuoso con todos nosotros y el medio ambiente.

1.- Las plantas y árbol de navidad natural.

Muchas veces hemos oído o se nos ha dicho que llegado el momento de poner el árbol de navidad utilicemos uno de plástico. De esta forma evitaremos que las basuras se llenen de árboles todos los años a principios de enero. Esto puede parecer lógico y razonable, sin embargo, no es la mejor opción para unas navidades sostenibles a largo plazo.

Para ser más respetuosos con el medioambiente y evitar la sobreabundancia de plástico que nos invade y la industria que lo produce, lo más aconsejable es utilizar un árbol de navidad vivo. Es decir, que este plantado en una maceta y no cortado. Eso sí, cuando acabe la navidad debemos trasplantarlo o buscarle un lugar donde pueda seguir creciendo. En el peor de los casos, dado que es un material biodegradable, puedes usarlo para triturarlo y hacer compost.

 

De la misma forma que podemos usar un árbol de navidad natural y vivo, también podemos evitar el plástico en el resto de la decoración navideña. Mucha de la decoración navideña consiste en la imitación de plantas y elementos orgánicos con materiales plásticos. Como bien sabéis, este material no es biodegradable y se está convirtiendo en un problema. Así que os animamos a que uséis plantas navideñas de verdad, de esas que son verdes durante el año y se ponen rojas durante el invierno como, por ejemplo, la Flor de Pascua. También podéis buscar la versión orgánica sin recurrir a imitaciones en plásticos de otros adornos. Es decir, si vas a poner un centro floral en la mesa o un adorno navideño en la puerta, seguro que puedes hacerte uno con plantas de verdad o encontrarlos ya elaborados con materiales naturales en el mercado. De esta forma conseguiremos reducir el plástico estas navidades.

árbol artificial de navidad iluminado

2.- Usa la iluminación navideña que necesites.

 

Aunque nos fascine la iluminación navideña puede y debe reducirse sin que nuestro espíritu de navidad se vea amenazado. En todo caso, si tienes iluminaciones más antiguas de esas que no usan led de bajo consumo recomendamos que las cambies por luces navideñas que consuman lo mínimo. Aun así, no hay necesidad ninguna de dejar las luces encendidas cuando no estamos en el hogar y tampoco de llenar la casa de luz sin criterio alguno. Utiliza aquellas que realmente te hacen falta y que ensalcen y ambiente de forma adecuada tu casa, sin excesos, pero dando la vitalidad necesaria para pasar las fiestas navideñas a gusto con tu familia y amigos. Así pues, combina los colores de tus luces navideñas con los de las lámparas habituales. También, para evitar aumentar el consumo añadiendo excesivamente más guirnaldas luminosas puedes cambiar el color de la iluminación habitual de algunas partes de la casa o de puntos lumínicos estratégicos. Me explico, aunque no llenes todo de guirnaldas, puedes jugar a cambiar el color de las bombillas de tu lámpara habituales o usa filtros para cambiar la luz. Incluso, si consigues lacas de bombillas puede pintarlas y cambiar su color. De esta forma cambiará el color, pero no aumentarás el consumo habitual.

3.- Consume con moderación y disfruta del DIY.

 Para pasar unas navidades divertidas con tu familia, siempre es buena idea hacer la decoración navideña, al menos en parte, uno mismo y acompañado por tus seres queridos. Esto ayuda además a reciclar otros materiales que tenemos en casa y darles un segundo uso. Es decir, haciendo nosotros mismo la decoración navideña incentivamos la reutilización de cosas que posiblemente acabarían en la basura. Así pues, ¡busca e inspírate para crear tus propios adornos navideños!

Esperamos que disfrutes de estas navidades y que sean mucho más respetuosas con nuestro entorno que en años pasado, ¡por unas navidades sostenibles!

Happy Green Christmas!