Una manera fácil, económica y rápida de renovar la decoración de una vivienda es a través de la actualización de los textiles. Alfombras, colchas, tapices, cortinas, juegan un papel importantísimo en el proyecto de decoración de la vivienda.

Variedad de tejidos

Desde hace un tiempo, la tendencia en la elección de los tejidos ha ido evolucionando hacia los materiales naturales y biodegradables, fáciles de limpiar y antibacterianos.
La sostenibilidad, en los productos en general, pero muy especialmente en los textiles, es hoy en día una obligación.

La tendencia de las últimas temporadas a elegir materiales naturales y ecológicos, posiciona la fibra de cañamo muy fuerte, no solamente en tejidos para vestir tu vivienda, sino en objetos decorativos, complementos de moda y prendas de ropa. Uno de los factores que impulsan el uso de este material es que, además de ser muy resistente, necesita menos agua para su producción que otros elementos naturales como la lana o el algodón.

No obstante, no podemos descartar ninguno de los otros tejidos, ya que cada uno tiene sus ventajas particulares. Entre ellos tenemos, como ya hemos comentado, la lana, y el algodón muy versátiles por su variedad de textura, tejido y posibilidades de estampados. El lino y la seda, a la vanguardia en cortinas y visillos tradicionales. Mientras que el yute y el cuero siguen teniendo su hueco de forma atemporal.

La idea de la sostenibilidad, el apostar por el ecologismo y el compromiso de las firmas más jóvenes, apuestan también por la reutilización de tejidos. Al año toneladas de residuos textiles se desechan con el impacto medioambiental que conlleva, y de esta forma, se da una segunda vida a esos tejidos que ya existen.

Los tejidos sintéticos adquieren especial importancia cuando se les exigen características especiales según su uso, como pueden ser los tejidos ignífugos, térmicos o antibacterianos.

Colores y estampados

En cuanto a los colores, los tonos naturales como los arenas, beige, tierra, blancos juegan un papel muy importante, así como otros tonos más vivos como los verdes en toda su gama cromática, los naranjas y los violetas.
Los colores mas suaves en tonos pastel como el azul, melocotón, gris y caqui, marcan una línea atemporal para romper la neutralidad.

Los tintes ecológicos y naturales, están cobrando mucha fuerza últimamente. Todo ello junto a las fibras naturales aporta personalidad a los materiales, ya que tienen un envejecimiento muy característico que le confiere aún más protagonismo.
Los tejidos siguen la misma tendencia hacia lo sostenible, técnicas tradicionales como el tejido a mano, el punto de cruz, etc., renacen con fuerza.

Los estampados nos abren un abanico muy amplio, desde los más neutros, conseguidos únicamente a través de la composición del textil, hasta los geométricos con colores más brillantes, los estampados vegetales y florales que siempre están presentes.

Cómo incorporar los tejidos en la decoración

Según la estancia de la que estemos hablando, el textil tendrá más o menos relevancia.

Dormitorio

Es sin duda el lugar de máximo esplendor para los textiles, desde la propia ropa de cama, hasta las cortinas y las alfombras. Los cojines aportan volumen al espacio, o incluso una butaca con el tapizado correcto nos focaliza la atención hacia el punto deseado.

Salón

Una de las piezas principales del salón es el sofá, un elemento en el que el tejido no solo es importante por su aspecto visual, sino por su durabilidad según su uso, no es lo mismo una vivienda habitada por adultos, que aquella que tiene niños y mascotas. Por su puesto la alfombra según, su tamaño, es otro de los principales tejidos a seleccionar por el interiorista.
Igualmente las cortinas y cojines y mantas de sofá nos van a completar la escena para conseguir una total armonía.

Baños y cocina

Aunque no so tan abundantes, un juego de toallas, las cortina de la bañera, la alfombrilla del suelo, los paños de cocina, nos van a dar la calidez necesaria para “vestir” estos espacios.

Despachos y zonas de juegos

La variedad de tejidos y estampados nos permitirán diferencias estos espacios, aportando serenidad para ese momento en el que el teletrabajo llega a la vivienda, y la confortabilidad de un suelo mullido y cálido de una habitación de juegos para los más pequeños.