¿Llevas tiempo queriendo ordenar tu casa? Hacerlo en primavera siempre es una buena idea, ya que además de dejar el hogar listo para el verano y de hacer una limpieza general, también puedes organizar la ropa del armario y cambiar los abrigos y chubasqueros por prendas adecuadas a la subida de los termómetros. 

 

Para ayudarte, desde Decomar hemos preparado una recopilación de trucos y consejos para que la limpieza de primavera sea de diez. ¡Vamos allá!

 

Las mejores recomendaciones para hacer una limpieza de primavera en casa

 

Como te comentamos, realizar una limpieza de primavera en el hogar te ayudará a mantener todo organizado de cara al verano, pero también a ordenar tu armario y a dejarlo todo listo para la nueva estación. Además, no hay que olvidar que una casa limpia es sinónimo de felicidad y tranquilidad. Al tenerlo todo organizado es mucho más fácil sentirse cómodo y, por tanto, relajados. 

 

Pero, ¿por dónde empezar? Antes de ponerte manos a la obra es importante que dediques un tiempo a planificarte, ya que vas a realizar una limpieza profunda. Así que, una buena idea es preparar una lista de tareas y, por supuesto, ser realista y no querer acabar en dos días. Piensa que te llevará bastantes horas limpiar, organizar, almacenar… y de nada servirá intentar acabar cuanto antes si eso se traduce en malestar y estrés. 

 

Después, es hora de que te hagas con todo lo necesario para la limpieza para que nada te pare cuando empieces con los quehaceres: bayetas, friegasuelos, limpiacristales, desinfectante… 

 

A continuación, te dejamos una posible organización para que puedas adaptarla a tu ritmo de vida y necesidades. 

 

Cocina y baño, los primeros de la lista

 

Sin duda, la cocina y el baño son las estancias que más tiempo te llevará limpiar, por eso siempre recomendamos que sean las primeras. Así irás reduciendo intensidad a medida que pasen los días, no aumentándola. 

 

En la cocina, además de lo básico (como limpiar las encimeras, puertas o ventanas) aprovecha para limpiar las paredes y reorganizar las alacenas. Para ello, una gran idea es vaciarlas, limpiarlas bien por dentro y volver a colocar todo. Por otro lado, te aconsejamos que hagas lo propio con el frigorífico y con el congelador. Cuanto más ordenado se vea todo, ¡mejor!

 

¿Y en el baño? Céntrate, sobre todo, en los azulejos, en las mamparas, para eliminar cualquier rastro de cal, y, cómo no, en una puesta a punto de todos los productos que guardes en los muebles.

 

Para organizar correctamente los armarios, se deben sacar todas las prendas para limpiarlo bien y después dejar solo la nueva ropa

Ha llegado el momento de hacer cambio de armario

 

Dentro de cualquier limpieza de primavera, también se debe reservar un tiempo a preparar el cambio de armario. Para ello, te aconsejamos que quites toda la ropa, limpies su interior en profundidad y, finalmente, selecciones las prendas de primavera y verano que vayas a usar y las coloques dentro, ya sea en las perchas como en los diferentes compartimentos que tengas. ¿Y las prendas de invierno? ¡Hora de guardarlas hasta que llegue otoño! 

 

Por otro lado, no te olvides tampoco de lavar y guardar las mantas o edredones que no vayas a volver a usar en estos meses. 

 

La limpieza de las habitaciones

 

Una vez que has hecho la cocina, los baños y has organizado todos los armarios de la casa, les toca el turno a las habitaciones. Puedes empezar con la principal e ir pasando a las más pequeñas. 

 

En ellas puedes empezar con las partes más altas, que son también las más olvidadas, como techos, lámparas, la parte superior de armarios o estanterías… y, en cuanto termines, puedes limpiar y organizar el resto del mobiliario, desde las estanterías, hasta las mesitas de noche (y sus cajones) o las cómodas. Al igual que hiciste en las estancias anteriores, lo ideal es que aproveches para ordenarlo todo y, si quieres, puedes convertirte durante unos instantes en Marie Kondo y deshacerte de los objetos que no necesitas. 

 

Verás cómo las habitaciones quedan limpias, relucientes y transmiten un ambiente mucho más relajado. 

 

¿Y ahora?

 

Ahora que has terminado todas las estancias, ¿qué te parece hacer un último esfuerzo y lavar las cortinas, las alfombras, la tapicería del sofá y los cojines? Además, también tienes la opción de cambiar algunos de estos elementos por otros más adecuados a la primavera y al verano, con colores más alegres y vistosos. Por ejemplo, las fundas de los cojines, del sofá…

 

Y, para terminar, no te olvides de limpiar bien los cristales y las persianas. Eso sí, para limpiar las ventanas procura escoger un día en el que no haya demasiado viento o sol, de lo contrario el producto que eches secará muy pronto y quedarán marcas. 

¿Qué te parecen estas recomendaciones para la limpieza de primavera? Esperamos que te resulten de utilizad y recuerda, si con el cambio de estación deseas empezar una reforma de tu hogar, no dudes en contactarnos. Nos adaptaremos por completo a tus necesidades.